Viena es la prueba de que un extenso patrimonio nacional puede mantenerse en las mejores condiciones. Sus palacios y jardines te fascinarán.