De entre todas las cosas interesantes que ver en La Haya algunas son conocer sus pintorescas calles, el complejo de edificios Binnenhof con su fantástico lago trasero o visitar otros edificios de trascendencia internacional como el del Tribunal de Justicia de Naciones Unidas. Pero esta ciudad esconde mucho más, incluyendo la que posiblemente sea la mejor playa de Países Bajos.

Casi en cada esquina del centro de esta urbe holandesa descubrirás una plaza o calle con bares y terrazas. Están repletas de gente dispuesta a pasar un buen rato. La ciudad tiene mucha vida, especialmente en los meses cálidos. Y la arquitectura mezcla lo moderno con el diseño clásico de casitas bajas de Holanda.

Además para los amantes de la vida cultural hay museos de un grandísimo valor e interés. Las colecciones de pintura y arte son una pasada. Como pincelada te diremos que en el Mauritshuis está el famoso cuadro de La joven de la perla, de Vermeer.

La ciudad está muy bien conectada con las ciudades más importantes de Holanda y Bélgica tanto por tren como por carretera. Al final del artículo te contamos cómo llegar a La Haya y te damos algunas recomendaciones de lugares donde comer.

Existen varias empresas ofrecen servicios y actividades en la ciudad. Para comenzar la visita siempre es una gran opción hacerlo a través de un freetour. Estas son otras de nuestras recomendaciones:

Qué ver en La Haya

La Haya (Den Haag en holandés) se ve muy fácil. La ciudad es llana y la mayoría de monumentos están cerca unos de otros caminando. Eso sí, hay dos excepciones: el parque temático Madurodam y la zona del muelle de playa Scheveningen. Aun así llegar allí en transporte público solo te llevará 10 y 20 minutos respectivamente.

Muy cerca de La Haya está Róterdam (20 minutos en tren), otra ciudad fascinante que ver en Países Bajos. Una visita a sus famosas Casas Cubo siempre es un gran plan que hacer en esta parte de Europa.

El diseño de los edificios de La Haya son otro punto a su favor. Si la arquitectura de Róterdam destaca por una gran cantidad de rascacielos y edificios vanguardistas, aquí tampoco se quedan atrás y tienen una línea de diseños muy innovadores. Aunque hay menos rascacielos, están perfectamente integrados con los palacios y edificios históricos.

1. Binnenhof

Visitar el Binnenhof en La Haya
Binnenhof visto desde el lago Hofvijver

Lo primero que ver en La Haya de lo que queremos hablarte es el Binnenhof. Este es el nombre de un complejo de edificios de la nobleza del siglo XIII que hay en el centro de la ciudad. Es como una pequeña urbanización de edificios señoriales que en su parte trasera tienen un pequeño lago.

En la actualidad el Binnenhof pertenece al Estado y en sus edificios se ubican la oficina del Primer Ministro, el Senado y el Ministerio de Asuntos Generales.

Las vistas desde la barandilla del lago Hofvijver son especialmente maravillosas. Esto se debe a que debajo tienes los edificios del Binnenhof con la fuente y por encima de estos aparecen las edificaciones modernas de la zona empresarial de La Haya.

Otro lugar desde donde se ven genial los rascacielos de La Haya es en la plaza Het, es perfecto para una foto. Aquí además hay muchos bares y restaurantes con una agradable zona de terrazas.

Plaza Buitenhof de La Haya
Plaza Buitenhof de La Haya

En uno de los extremos del lago Hofvijver está la plaza Buitenhof, también abarrotada de restaurantes, y el edificio histórico Gevangenpoort (Puerta de la Prisión). Desde 1540 funcionó como el Tribunal de Holanda en el que los acusados de delitos graves eran torturados hasta la confesión. Fue eliminado en 1811 cuando la Francia de Napoleón se anexionó el país.

2. Ridderszal y la fuente

En el patio interior del Binnenhof hay un edificio de estilo gótico que se lleva todo el protagonismo. Se trata del Ridderszal o Salón de los Caballeros. Fue construido en la Edad Media, concretamente en el siglo XIII y por aquella época era un palacio donde el conde celebraba sus fiestas.

El Salón de los Caballeros La Haya
Ridderszaal y la fuente del Conde Guillermo II

Hoy día su función es completamente distinta. Aquí es donde el rey da su Discurso del Trono cada año, hecho que se produce el tercer martes del mes de septiembre. Este acto es muy popular en Holanda y los reyes pasean en un carruaje hasta este histórico palacio que ver en La Haya.

Frente al Salón de los Caballeros está la también histórica Fuente del Conde Guillermo II (Fontein Graaf Willem II).

3. Mauritshuis, museo con La joven de la perla

Mauritshuis La Haya
Edificio del Mauritshuis (derecha)

El Mauritshuis es el museo más bonito que ver en La Haya desde fuera. Y por dentro es una de las mejores pinacotecas de Países Bajos. Aquí es donde se encuentra la pintura clásica (principalmente del siglo XVII) más importante de la ciudad. Las obras del Siglo de Oro holandés no tienen nada que envidiar al Rijksmuseum de Ámsterdam.

Tiene una colección impresionante de grandes pintores neerlandeses y flamencos como Rembrandt, Rubens o Frans Hals. Y por supuesto no nos podemos olvidar de las obras de Johannes Vermeer como la Vista de Delft; y sobre todo La joven de la perla, que inspiró un libro y una película. Esta última tuvo varias nominaciones a los Premios Óscar.

4. Grote Markt, la zona con más vida

Haagse Harry y el Grote Markt
La estatua de Haagse Harry con el Grote Markt de fondo

El Grote Markt (Gran Mercado) es una de las zonas más bonitas y vibrantes de la ciudad. Está en el corazón de La Haya y muchos de los planes de fiesta comienzan aquí. La plaza está cubierta por terrazas y rodeada de locales donde puedes comer, cenar o directamente venir a tomar algo.

Un buen ejemplo del ambiente que aquí se vive lo experimentarás en el Café Restaurante De Zwarte Ruiter, que ofrece música en vivo los fines de semana.

Calle Grote Marktstraat en La Haya
Grote Marktstraat, la calle comercial

El Grote Markt se fundó en 1614 como mercado de frutas y verduras y pronto se convirtió en el más importante de La Haya. Sin embargo, atrás ha quedado el tiempo en el que ejercía de mercado ya que desde 1970 es una zona principalmente de ocio, con bares, cafés y restaurantes. Y la calle Grote Markstraat, que empieza en una de sus esquinas, es la más comercial de la Haya.

En el Grote Markt, el histórico café De Boterwaag se ubica en un edificio del siglo XVII con bóvedas en su interior y en De Gekke también dan conciertos. Además en este último tienen cervezas artesanales y de los mejores precios de la zona. The Fiddler es un pub inglés igualmente perfecto para tomar cervezas y en Vavoom están especializados en cócteles.

Frente al Grote Markt verás una estatua muy colorida. Se trata de Haagse Harry, un personaje de comic cuyas historias giran en torno a la misma de ciudad de La Haya. Este toque desenfadado de las calles del centro sirve de contraste con las clásicas estatuas de bronce.

¿Sabías que debajo por del Grote Markt pasaban los canales de La Haya? Si miras el mapa callejero podrás ver que la calle que pasa por aquí es Prinsegracht. Quizás te suene de algo, esto se debe a que uno de los canales de Ámsterdam más famosos tiene el mismo nombre. Aunque allí sigue llevando agua, en La Haya se rellenaron los canales hacia el año 1900.

5. Palacio de la Paz

Palacio de la Paz en La Haya
Fachada del Palacio de la Paz de La Haya

En el año 1899 los grandes países del mundo decidieron crear una institución capaz de arbitrar ante conflictos internacionales. Para cumplir con ese cometido en 1907 se colocó la primera piedra del Palacio de la Paz de La Haya.

Este lugar que visitar en La Haya es la sede del Tribunal Internacional de Justicia de las Naciones Unidas y de otros organismos como la Corte Permanente de Arbitraje. Esta ciudad de Países Bajos es muy importante en cuanto a juzgados internacionales ya que también se encuentra la Corte Penal Internacional (bastante alejada del centro por cierto).

6. Otros Museos que ver en La Haya

El Mauritshuis no es el único museo importante que visitar en La Haya. Al igual que ocurre con otras grandes urbes holandesas como Ámsterdam o Róterdam, esta ciudad también tiene una oferta cultural de grandísimo nivel. No todos los días se tiene acceso a colecciones tan importantes, así que al menos uno deberías visitar.

Destaca, por ejemplo, el Museo de Arte de La Haya (Kunstmuseum Den Haag), también conocido como Haags Gemeentemuseum. Aquí podrás ver a grandes maestros de la pintura moderna como Piet Mondriaan, Wassily Kandinski o Pablo Picasso. También hay grabados de Escher. Este último tiene su propio museo en el Palacio Lange Voorhout.

Otra gran galería que ver en La Haya es el Museo Louwman. Aquí en lugar de exponerse pinturas lo que hay son coches. La historia del automóvil se cuenta a través de 275 coches reales de todos los colores, tamaños, épocas y diseños. Incluso hay uno que fue propiedad de Elvis Presley y otro de una película de James Bond. ¡Una pasada!

Los museos más interesantes para visitar son estos:

7. La playa Scheveningen

Playa que visitar en La Haya
Playa Scheveningen con su famoso muelle De Pier

Te lo habíamos avisado al principio y aquí lo tienes. Uno de los mejores lugares que ver en La Haya es su playa. Este plan es especialmente interesante si vas en primavera o verano, pero incluso en otras fechas es algo a tener en cuenta. Además de arena fina hay un espectacular muelle conocido como De Pier que cuenta con una noria.

La playa Scheveningen es la única de Holanda con este increíble muelle. Para llegar hasta aquí solo se tarda 20 minutos desde el centro. Por ejemplo puedes coger el autobús o tranvía desde la misma Estación Central de La Haya de trenes. Solo debes salir de la estación y afuera verás los tranvías y buses. Muy sencillo.

Otra cosa divertidísima es que en esta parte de La Haya puedes hacer puenting. Tal como lees. Si te fijas en la imagen de arriba, al final del muelle hay una construcción con una grúa en lo alto. Pues bien, es posible saltar al vacío desde ahí. Este es uno de esos planes perfectos para liberar adrenalina en Holanda que nos recuerda al descenso en rápel por la torre de comunicaciones Euromast de Róterdam.

8. Madurodam

Parque temático que ver en La Haya
Torre de Utrecht y otros edificios neerlandeses en Madurodam

¿Quieres visitar el Palacio Real de Ámsterdam, el Rijksmuseum, la Torre de la Catedral de Utrecht o el Palacio Huis Ten Bosh a la vez? En Madurodam es posible conocer estos lugares en tan solo una hora.

A mitad de camino entre el centro de la ciudad y la playa está el parque temático más famoso que ver en La Haya. Aquí conocerás las maquetas de los edificios y ciudades más importantes de Países Bajos. Si quieres conocer todo el país sin moverte del sitio estás en el lugar adecuado.

Este parque temático es parecido al Mini-Europe de Bruselas (situado junto al Atomium) pero con monumentos holandeses. Es un lugar imprescindible de La Haya perfecto para ir en familia, con amigos o en pareja.

9. Palacio Noordeinde

Palacio Real que ver en La Haya
Estatua de Guillermo de Orange frente al Palacio Noordeinde

Ubicado en una calle de pequeños comercios se abre una plaza muy agradable con este importante palacio que ver en La Haya. El edificio en cuestión es la oficina de trabajo de los monarcas de Países Bajos por lo que habitualmente está cerrado al público. En su parte trasera hay un parque perfecto para relajarse.

Si quieres conocer el interior del Palacio Noordeinde, debes saber que hay una forma de conseguirlo, aunque lo cierto es que es bastante difícil. En este artículo te contamos más cosas sobre el palacio y cómo lograr acceder a él. Asimismo la calle Noordeinde es ideal para un paseo.

10. Iglesia de San Jacobo

Iglesia que ver en La Haya

La Iglesia de San Jacobo (Sint-Jacobskerk) es el último de los lugares imprescindibles que ver en La Haya que te traemos. Al igual que la Iglesia de Nuestra Señora de Brujas, aquí también hubo una reunión de los Caballeros de la histórica Orden del Toisón de Oro (en 1456).

Es posible disfrutar de las vistas de la ciudad desde su torre, para lo que previamente hay que subir sus 288 escalones y comprar una entrada. Desde arriba hay unas vistas únicas. Este es el mejor mirador de La Haya.

Una de las curiosidades de esta iglesia es la versatilidad de sus actividades. Además de dar misa, organizar conciertos de música clásica y ser el lugar donde fue bautizada la princesa Amalia, hija los reyes Guillermo y Máxima, también es un espacio donde organizan banquetes.

Incluso es posible disfrutar cada año en su interior del Festival Internacional del Whiskey durante el mes de noviembre.

Edificios bonitos que ver en La Haya
Antiguo ayuntamiento (Oude Stadhuis) y la tienda de ropa Sting

Aprovecha ya que estás por la zona para explorar los alrededores y ver la fachada de estilo renacentista del antiguo Ayuntamiento de La Haya (1565). Otros edificios de esos que gusta ver cuando se está descubriendo una ciudad nueva son el centro comercial Sting y el Hotel Restaurante 't Goude Hooft.

Donde comer en La Haya

Donde comer en La Haya
Las terrazas del Grote Markt en La Haya

Con la idea de que conozcas en profundidad la amplia oferta gastronómica de la ciudad hemos escrito un artículo completísimo con 20 lugares donde comer en La Haya. Como pequeña introducción te diremos algunas claves.

Aunque la ciudad está llena de bares y restaurantes hay algunas zonas que son especialmente típicas. La plazas Het y el Grote Markt, o las calle Schoolstraat y Denneweg son algunos de los lugares más interesantes para disfrutar de una buena comida.

Otra cosa importante a saber es el tipo de locales que vas a encontrar. Un concepto típico aquí es el de menú degustación con platos minimalistas de alta cocina. Sin embargo abundan los restaurantes italianos, japoneses o españoles. Y lo mismo ocurre con cafés o pubs donde además de tomar algo puedes pedir hamburguesas o nachos.

Cómo llegar a La Haya

La Estación Central de La Haya (Den Haag Centraal) es el acceso más importante a la ciudad. Hasta aquí llegan tanto trenes como autobuses. Ambos medios de transporte son rápidos (el tren un poco más) y el más barato es el autobús, especialmente cuando el trayecto es más largo.

Por relación calidad precio la mejor opción es llegar a La Haya en tren desde Róterdam y en bus desde Ámsterdam o las ciudades belgas como Brujas, Bruselas o Gante. Para llegar en avión debes buscar vuelos con destino Róterdam (RTM), ya que comparten aeropuerto.

Puedes ver los horarios en los siguientes enlaces:

Mapa

Una de las cosas que más llama la atención cuando llegas a esta parte de Países Bajos es la cantidad de lugares donde comer en La Haya que hay repartidos por la ciudad. Hay plazas y calles donde prácticamente el único tipo de local existente son los bares o restaurantes. Y es que la ciudad tiene mucha vida con terrazas hasta los topes y muy buenas vibraciones.

Con la intención de organizar mejor este artículo vamos a hablar en primer lugar de algunas zonas donde comer en La Haya para después entrar en faena hablando un poco de 20 locales que creemos que merecen la pena.

En La Haya es fácil encontrar establecimientos en los que además de comer o cenar puedes quedarte luego a tomar algo, vivir un concierto en vivo o directamente salir de fiesta. En esta lista hemos querido incluir cafeterías, pubs, bares, hamburguerserías, restaurantes y locales donde continuar después con unas cervezas o lo que se tercie. ¡Vamos al lío!

Zonas donde comer en La Haya

Plaza donde comer en La Haya
Grote Markt con la torre de la Iglesia de San Jacobo de fondo

Hay tantos restaurante en La Haya que a veces es complicado establecer donde comienzan unas zonas y terminan otras. Pero si lo dividimos entre calles y plazas, nos puede quedar una lista como esta:

Restaurantes donde comer o tomar algo en La Haya

La cocina en La Haya se caracteriza por ser muy internacional, al igual que en el resto del país. Aquí es facilísimo encontrar restaurantes japoneses, italianos, argentinos, españoles o mexicanos. Y también hay pub irlandeses o británicos, hamburgueserías y otros locales donde el plato fuerte es un sandwich (eso sí, vaya sandwich) y el acompañamiento unos nachos o unos rolls de sushi.

En esta ciudad es muy habitual encontrar restaurantes tipo gourmet. El nivel adquisitivo es alto y se nota en los precios de muchos restaurantes y su concepto.

Sin embargo igualmente es posible encontrar cartas con precios más asequibles o directamente locales de comida rápida de calidad hamburguesas, gyros o el mankush libanés.

Al lado de cada nombre del local en cuestión indicaremos la zona en la que se encuentra. Así es más fácil que te ubiques. Asimismo añadimos un símbol del Euro, que va de mayor a menor según con el precio de los productos de la carta del sitio en cuestión.

1. Happy Tosti (calle Korte Poten) €

El Happy Tosti tiene unos de los mejores sandwiches o "tostis" que comer en La Haya. La combinación del crujiente tostado de fuera con el queso (que puede ser vegano) derretido por dentro es perfecta. Tienen tres locales en el país (La Haya, Breda y Deventer) y por dentro la decoración es muy original. Tanto que tu asiento puede ser... ¡un columpio!

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Happy Tosti (@happytosti)

Como sirven desayunos y almuerzos su horario de apertura es de 9.00 a 18.00 (dependiendo del día cierran a las 17.00). Uno de sus clásicos es el "Tosti Spicy Chorizo" con tres tipos de queso, chorizo y jalapeños.

2. Wiener Konditorei (calle Korte Poten) €

Está a pocos metros del local anterior. Es una de las cafeterías más antiguas de la ciudad y tiene una clara influencia de la ciudad de Viena (wiener significa vienés). El fundador (1934) se trajo desde la Austria la receta de la tarta Sacher y los bretzels, que varias generaciones después aún siguen siendo los grandes protagonistas del Wiener Konditorei.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Wiener Konditorei (@wiener_konditorei)

Otro must es la tarta de manzana. Así que ya sabes, para esos momentos golosos, una gran opción es pasarte por aquí para desayunar o merendar.

3. Burger Bar (plaza Het) €€

Una de las hamburgueserías más populares donde comer en La Haya es el Burger Bar. ¿Quieres carne de Angus?¿Prefieres de Wagyu de Japón?¿O algo más clásico? Aquí puedes encontrar la hamburguesa adecuada.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Burger Bar ~ The Real Bite (@burgerbarnl)

Tienen hasta seis locales en la ciudad de Ámsterdam y en La Haya encontrarás uno en la esquina de la plaza Het. Las hamburguesas son de 200 gramos de carne, pero tienes la opción aumentar su tamaño hasta los 270 gramos. Asimismo puedes pedir algún perrito caliente.

4. Millers (plaza Het) €€

Algunos locales de la plaza Het se convierten en discoteca las noches de los jueves, viernes y sábados. Esto ocurre en Millers lo días mencionados a partir de las 21.00. De día es un restaurante con un menú que abarca desde sushi hasta hamburguesas, y cuando cae el sol se convierte en una de las salas de fiesta más conocidas para salir en La Haya. ¿Te animas?

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Millers Restaurant (@millersrestaurant)

5. Irodion (frente al Grote Markt) €€

Iridion seguramente sea el mejor restaurante griego de la ciudad y por eso está en nuestra lista de lugares donde comer en La Haya. Tiene dos plantas y cada una con un tipo de menú distinto. La planta situada a pie de calle es perfecta para comer algo rápido ya que sirven comida callejera (street food) con los clásicos gyros, brochetas, parrilladas o ensaladas.

En la planta superior hay un restaurante propiamente dicho para comidas más relajadas. Además está prácticamente al lado de uno de los sitios más famosos para tomar algo en La Haya. Hablamos del Gekke Geit, donde hay cerveza artesanal a buen precio y en ocasiones karaoke o música en vivo. Los jueves por la noche tienen las mejores ofertas en este último bar.

6. Café Restaurant De Zwarte Ruiter (Grote Markt) €€€

Este local es uno de los clásicos de La Haya. Están abiertos desde las 11.00 de mañana y cierran alrededor de la 1.00 de la madrugada. Puedes venir a comer (de 11.00 a 16.00) o a cenar (de 17.30 a 21.30). Además todos los fines de semana ofrecen conciertos en vivo. En su página web tienen actualizada su agenda musical.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de GROTE MARKT DEN HAAG (@grotemarktdenhaag)

Aunque los precios de la bebida son algo más elevados que en otros locales, el ambiente los fines de semana merece la pena si te gustan los conciertos en salas pequeñas.

7. Vavoom! Tiki Room (Grote Markt) €€€

A Vavoom! Tiki Room vamos directamente a tomarnos uno cocktails. Está también en el Grote Markt y dispone de una carta que combina los clásicos martinis, daiquiris y mojitos con otros brebajes de bebidas espirituosas originales del Vavoom. Puedes sentarte en su enorme terraza o acceder al interior, que está muy bien decorado. Como buen "bar tiki" destaca por su variedad de bebidas con ron.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de VaVoom Tikiroom (@vavoomtikiroom)

8. Restaurante Japonés SET (Schoolstraat) €€-€€€

Entre el Grote Markt y la Iglesia de San Jacobo están la calle Schoolstraat y el restaurante SET. Es famoso por su fondue en ollas calientes (hot pot) de distintos sabores donde el cliente se guisa la carne, verduras y setas al gusto en una olla que se ubica en el centro de la mesa. Este tipo de menú es para dos personas como mínimo (unos 25 euros por persona).

Es un restaurante donde comer en La Haya para todos los bolsillos. Y es que también ofrecen tanto comida de carta con productos de la más alta calidad (y el precio acorde) como menús cerrados muy sabrosos con platos típicos a muy buen precio (Entre 12 y 15 €).

Si lo tuyo es la comida asiática, en La Haya también está el clásico buffet libre Sumo. Hay uno en el centro y otro en playa Scheveningen.

9. The Fiddler (Scholstraat) €€

Este pub inglés es una absoluta pasada. Además de la atmósfera clásica del local y el entorno junto a la Iglesia de San Jacobo hay que sumarle la carta con unos 200 tipos de cerveza embotellada y que asimismo elaboran la suya propia. Por supuesto asimismo encontrarás una buena carta de vinos, vermús o refrescos.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de The Fiddler (@fiddlerdenhaag)

En The Fiddler tienen pantallas de televisión donde emiten eventos deportivos, especialmente los partidos de fútbol de las grandes ligas europeas como la española, inglesa o italiana. Si te entra el hambre siempre puedes pedir un desayuno inglés, unos nachos o una hamburguesa.

10. Baladi Manouche (cerca de Iglesia San Jacobo) €

Ir a comer Baladi Manouche es una buena oportunidad de probar la comida libanesa, sobre todo si quieres comer algo rápido y barato. Tienen makush, una especie de pizza con ingredientes propios de la cocina libanesa como el humus. Algunos mankush se venden enrrollados como un shawarma. Sin duda es una gran opción para probar comida exótica a buen precio.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Baladi Manouche (@baladinl)

11. The Bookstore Cafe (calle Noordeinde) €

Una antigua librería con más de cien años de historia se ha convertido en un lugar excelente para tomar cafe en La Haya. Delante tiene una pequeña terraza con bancos, pero lo que seguramente jamás pensarías al ubicarte frente a este local de la calle Noordeinde es que incluso tiene fantástico jardín trasero.

En The Bookstore Cafe puedes comprar libros, trabajar con tu ordenador o leer. Y todo acompañado de una buena taza de café.

12. Pub irlandés O'Casey's (calle Noordeinde) €€

Muy cerca la cafetería anterior hay otro lugar interesante donde comer en La Haya. El concepto de pub irlandés es el mismo que el de los ingleses: comida, cerveza y fútbol. Aquí cumplen los tres requisitos con creces. Y es que tienen comida, 21 tipos de cerveza de barril y pantallas de televisión para ver el fútbol hasta en el baño.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Sujung Lee (@mari_stella0521)

Al igual que ocurre con The Bookstore Cafe, en la cervecería O'Casey's también hay un jardín trasero que le da muchos puntos al lugar. La carta de comida es corta pero contundente: nachos, costillar, hamburguesa de angus, fish and chips o un clásico desayuno irlandés con beicon, frijoles, huevos y salchichas.

13. Tapisco (cerca de la calle Noordeinde) €€€

El restaurante Tapisco no está en la misma calle Noordeinde pero queda muy cerca. De hecho solo tendrás que caminar tres minutos desde el Palacio Noordeinde. Es un restaurante español con una cocina gourmet de vanguardia. Y también tienen algunos platos portugueses o el clásico ceviche peruano.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Tapas | Wine | Cocktail Bar (@restauranttapisco)

Encontrarás los entrantes clásicos de la comida española (jamón ibérico, croquetas o queso manchego) y platos muy elaborados como los calamares rellenos de chorizo. Además de pulpo a la brasa, costillas deshuesadas con vino de Jerez Pedro Ximénez, bacalao al pil pil... La carta de vinos es interesante.

14. De Resident (calle Denneweg) €€-€€€

Entramos en la calle más exclusiva donde comer en La Haya. La cantidad de restaurantes gourmet por metro cuadrado se mide en sabores y olores. Y uno de los históricos es el restaurante holandés De Resident.

Si este local clásico de 1977 ha conseguido mantenerse como referencia en una ciudad como La Haya es por algo. Aquí se viene principalmente a comer carne, aunque también hay opciones vegetarianas. Las Resident Ribs (costillas) son una tradición. Por 23 € tienes un costillar completo.

15. Dekxels (calle Denneweg) €€€€

Dekxels busca que el comensal viva una experiencia gastronómica única e inolvidable. Puedes pedir platos sueltos de la carta, aunque una buena opción es el menú de tres platos más postre que ofrecen por 43€. Podrás elegir entre tres platos de la carta, aunque algunos tienen un sobrecoste de 3€.

El concepto del restaurante es la fusión de sabores mediterráneos y asiáticos en pequeños platos. La carta de vinos es completísima con grande vinos franceses, españoles o italianos.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Restaurant Dekxels (@dekxels)

16. Walter Bennedict (calle Denneweg) €€-€€€

Al Walter Bennedict puedes venir a cualquier hora del día porque abren desde la 9.00 y no cierran hasta las 23.00. Sirven el desayuno desde que abre hasta las 15.30 de la tarde. Así que si quieres unas tortillas, unos huevos revueltos o un croissant a medio día, aquí puedes pedirlos.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Walter Benedict (@walterbenedict)

Como habrás sospechado al ver el nombre del restaurante aquí es posible probar los famosos "huevos Benedict". La carta para el almuerzo es más sencilla con hamburguesa o espaguetis pero por la noche sacan toda la artillería con magret de pato, vieiras, rodaballo o entrecot.

17. El Mercat (cerca de la calle Denneweg) €€€

En la vía paralela a Denneweg encontrarás la calle Hookaide y El Mercat. Este lugar donde comer en La Haya destaca por la calidad del producto en una carta que combina la tradición de la cocina española con la innovación. Los precios son elevados, acorde con los de la zona y la materia prima. Igualmente tienen algún plato más internacional como el sashimi de salmón o el solomillo Angus de Argentina.

De la cocina española aquí no faltan platos como el pulpo, calamar, cochinillo o carrilleras de ternera. Además de entrantes típicos como el jamón ibérico, quesos, pimientos del padrón o las patatas bravas.

18. Villa Coucou €€€€

La Villa Coucou es un restaurante de alta cocina francesa situado cerca del Palacio de la Paz de La Haya. El chef ha trabajado en restaurantes con estrellas Michelin como el Lasserre de París y centra su concepto en los sabores mediterráneos.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Villa Coucou (@villacoucou)

Comida minimalista con distintos menús según sea el almuerzo o la cena. En el primer caso hay dos opciones: menú de dos platos por 32.50€ o uno de tres platos por 37.50€. Para la cena la degustación es de cuatro o seis platos más el vino de maridaje, con el que la cuenta por persona se eleva hasta los 100 € o 140 € respectivamente.

19. Brasserie The Beachroom (playa Scheveningen) €€-€€€

Como igual te apetece pasearte por la fantástica playa Scheveningen de La Haya hemos pensado en indicarte un par de lugares en los que comer en esta parte de la ciudad. La costa está cerca y se tarda en llegar únicamente 20 minutos por carretera o en transporte público.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Brasserie the Beachroom (@beachroomscheveningen)

Cerca del mar esta la Brasserie The Beachroom, que cuenta carta y un menú degustación de 30 pequeños platos en el que puedes pedir los que quieras. El precio de esta última opción es de 34.50€ por persona y en la lista del menú hay de todo: carnes, pescados, marisco, verduras...y postre.

20. Rodizio (calle Denneweg) €€-€€€

Terminamos esta lista de lugares donde comer en La Haya con el mítico Rodizio. Este buffet brasileño destaca por su ambiente festivo con sabor a Brasil en el que durante la comida puedes disfrutar de un pequeño espectáculo de baile.

La opción del buffet tiene un límite de tiempo de dos horas. Seguro que podrás arrasar con la gran variedad de carnes y brochetas que tienen. Las ensaladas y guarniciones debes recogerlas en la barra y la carne la traen clavada en un pincho y la cortan en la mesa. También disponen de opciones vegetarianas y de la posibilidad de pedir de carta.

Mapa

Paseando por el centro histórico de La Haya mientras descubres esta preciosa ciudad es posible encontrarse con un edificio especialmente señorial y preguntarse ¿de quién será esta casa? Parecería la vivienda de una familia de clase alta pero la corona dorada que hay sobre su verja delata su verdadera identidad: es el Palacio Noordeinde.

Este discreto Palacio Real de La Haya es una de las tres residencias oficiales de la Casa Real de Países Bajos junto con el Palacio Real de Ámsterdam y el Palacio Huis Ten Bosch, también ubicado en La Haya. Aunque normalmente está cerrado al público, en ocasiones abren sus puertas.

Para que además de disfrutarlo por fuera puedas conocerlo por dentro te vamos a contar cómo conseguir acceder a este palacete de los Reyes de Países Bajos.

1. Palacio Noordeinde, la oficina de los Reyes

Calle Noordeinde La Haya
Calle Noordeinde, cerca del palacio

Huis Ten Bosch es donde reside la familia real, en tanto que Noordeinde es el lugar de trabajo del Rey Guillermo y la Reina Máxima. Por esta razón normalmente está cerrado al público. Pero cuando por motivos de agenda es posible, abren este palacio para que cualquiera que lo desee pueda acceder a su interior comprando una entrada.

Quienes consiguen entrar podrán ver las Caballerizas Reales o pasear por los jardines, donde está el Archivo Real. Además de ver a los caballos y carruajes de palacio también es posible acceder al interior del Palacio Noordeinde y conocer sus salones, mobiliario, cubertería...

Si cuando decidas visitar la Haya el edificio está cerrado al público siempre puedes disfrutar del entorno del palacio. En la fachada principal del edificio está la estatua ecuestre de bronce erigida en honor al primer Guillermo de Orange-Nassau (1533-1584). Y la puerta trasera del palacio da al parque Paleistuin, un lugar perfecto para relajarse.

La calle Noordeinde

Estatua de Guillermo de Orange Palacio Noordeinde
Estatua de Guillermo de Orange frente al Palacio Noordeinde

El lugar donde se encuentra localizado este Palacio Real de La Haya es muy agradable. Se trata de la calle Noordeinde, una zona muy comercial decorada con coronas colgando. Además justo enfrente hay unos bancos cubiertos por árboles que para los meses de verano vienen muy bien.

La calle tiene tiendas de ropa pero también hay hoteles y lugares para comer. Un sitio perfecto para tomar café es The Bookstor Café. Aquí puedes desayunar o merendar en un ambiente literario entre estanterías repletas de libros. Y es que, aunque recientemente se convirtieron en cafetería, siguen siendo al mismo tiempo una librería con más de 100 años de antigüedad.

Si se te ha pasado la hora del café o directamente eres más de tomarte unas cervezas, en esta calle hay un pub irlandés muy famoso y es uno de los lugares donde comer en La Haya que recomendamos. Se trata del O'Casey's, y cuenta con una jardín interior que es una joya. Como buen pub irlandés aquí se puede comer, beber (tienen 21 cervezas de barril) y ver partidos de fútbol.

2. Diseño de Jacob van Campen

Fachada principal del Palacio Noordeinde
Fachada principal del Palacio Noordeinde

El diseño del Palacio Noordeinde corrió a cargo de Jacob van Campen (1596-1657). Si has leído algo sobre la galería de arte Mauritshuis o el Palacio Real de Ámsterdam ya sabrás que Van Campen era uno de los arquitectos más destacados de Holanda en el siglo XVII y que fue el encargado de diseñar ambos edificios.

En el caso de este palacio fue asistido por Pieter Post (arquitecto del palacio Huis Ten Bosch). El edificio actual data del año 1640. Pero la edificación anterior a esta ya estaba ligada a la casa Orange-Nassau holandesa desde 1591, cuando fue alquilada por uno de sus miembros.

3. ¿Cómo conseguir una entrada al Palacio Noordeinde ?

La pregunta del millón es cómo conseguir una entrada para el Palacio Noordeinde. Debido a su uso particular la residencia suele estar siempre ocupada por alguien de la Casa Real o sus trabajadores. Pero por suerte durante algunas fechas suelen aceptar visitas durante algunos días.

Normalmente el verano es la fecha elegida para su apertura. Y por desgracia son solo unos pocos días. El anuncio de apertura suelen hacerlo en mayo o junio y lo publican en su página web. Por este motivo para conseguir una entrada hay que prestar atención a esta para comprar las entradas. ¡Mucha suerte!

4. El Palacio Lange Voorhout y la obra de Escher

De todos modos si te has quedado con ganas de entrar a un palacio holandés debes saber que en La Haya hay una antigua residencia Real al que sí es posible acceder en la actualidad en cualquier momento. ¡Vamos! Se trata del Palacio Lange Voorhout. Y en su interior hay expuesta una fantástica colección de Maurits Cornelis Escher (1898-1972).

Sus figuras imposibles son mundialmente conocidas y en este palacio tienen una impresionante colección permanente de grabados y litografías llamada Escher in Het Paleis.

Existen muchas actividades culturales que hacer en La Haya y puedes comprar entradas para acceder a los siguientes museos (enlaces a venta de entradas):

Mapa

El Palacio de la Paz de La Haya es la sede del Tribunal Internacional de Justicia de las Naciones Unidas y otras instituciones relacionadas con el derecho y la resolución de conflictos internacionales. Su construcción comenzó en 1907 y se convirtió en un símbolo de la búsqueda de la paz mundial.

Este lugar que ver en La Haya es muy importante a nivel internacional. El Palacio de la Paz tiene un centro de visitantes de acceso gratis con información relacionada con la función de sus instituciones. Aunque este centro está fuera del complejo (junto a la verja de acceso), tiene vistas al edificio.

Además durante algunos días al año también es posible visitar el jardín y el interior del palacio. Cuando existe esta posibilidad, es el mismo Palacio de la Paz quien lo indica en su página web. Te contamos todo lo que necesitas saber más abajo.

1. Historia e Instituciones

Fachada del Palacio de la Paz de La Haya
Fachada del Palacio de la Paz de La Haya

La historia del Palacio de la Paz de La Haya es fascinante. En 1899 el zar Nicolás II (1868-1918) de Rusia promovió una reunión al más alto nivel entre países para discutir sobre desarme, jurisdicción internacional y arbitraje en caso de conflictos internacionales.

Tras esta primera reunión se creó la Corte Permanente de Arbitraje (CPA), institución que hoy sigue presente en el palacio. También se decidió la construcción del actual edificio y la instalación de una gran biblioteca de derecho internacional.

En el año 1946 comenzó a funcionar el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) de las Naciones Unidas, también llamado Corte Internacional de Justicia (CIJ). Este es el órgano judicial más importante de la ONU.

Primera reunión (1899)

De los 26 países que asistieron a esta primera reunión en La Haya, la mayoría fueron europeos: Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria, China, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Montenegro, Imperio otomano, Países Bajos, Persia, Portugal, Reino Unido, Rumania, Rusia, Serbia, Siam, Suecia, Noruega y Suiza.

Al observar esta lista de países vemos cómo ha cambiado el mundo desde entonces. Siam era la suma de Tailandia con partes de Camboya y Laos; el Imperio Otomano ocupaba Israel, Jordania, Siria, Irak, Kwait y partes de Arabia Saudí; y tanto Serbia como Rusia también controlaban más territorio que en la actualidad. España acababa de perder las últimas colonias en América y Francia tenía Argelia colonizada.

Árbol e los Deseos del Palacio de la Paz
Árbol e los Deseos del Centro de Visitantes

Segunda reunión (1907)

En la segunda Conferencia de Paz se colocó la primera piedra del Palacio de la Paz de La Haya. No salió muy bien el proyecto de las conferencias de paz porque en 1814 estalló la Primera Guerra Mundial y la mayoría de los países combatieron. Solo España, Países Bajos y Dinamarca se mantuvieron neutrales.

Sentencia Corte Penal de Arbitraje en 1902

Una de las primeras decisiones de la CPA llegó en el año 1902 y obligó a México a pagar a Estados Unidos cerca de 1.5 millones de dólares y una anualidad perpetua por el Fondo Piadoso de las Californias. Este fondo creado en 1697 por españoles para promover misiones religiosas en el Nuevo Mundo siguió activo hasta después de la independencia de México en 1810.

Ya en 1836 Estados Unidos desgajó México al crear la República de Texas de su territorio. Y en 1846 los norteamericanos atacan de nuevo el país durante dos años hasta conseguir arrebatarle la mitad del país fijando las actuales fronteras.

En ese contexto, en 1842, el gobierno mexicano había tomado las propiedades del Fondo Piadoso de las Californias vendiéndolas ilegalmente ya que estaban protegidas jurídicamente de por vida. Por acuerdo entre los países la anualidad perpetua se pagó hasta 1967.

Instituciones

La institución más importante en la actualidad del Palacio de la Paz de La Haya es la Corte o Tribunal Internacional de Justicia de Naciones Unidas. En ella se emiten sentencias y resoluciones sobre cuestiones denunciadas por unos países contra otros.

Realmente su función es establecer un marco de interpretación del Derecho Internacional, ya que sus sentencias no crean Derecho. A pesar de ello su actividad es muy importante y respetada.

Entre los casos que trata se encuentran, por ejemplo, disputas de aguas territoriales, zonas pesqueras, asuntos como el traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén o la invasión de Rusia sobre Ucrania.

Las instituciones del Palacio de la Paz de la Haya son las siguientes:

2. Centro de visitantes

Centro de Visitantes del Palacio de la Paz
Interior del museo del Centro de Visitantes

El Centro de Visitantes del Palacio de la Paz se ubica junto al complejo, antes de entrar la jardín. Tiene una entrada independiente y en su interior hay una pequeña exposición explicativa del edificio y sus instituciones.

La entrada es gratuita y puedes solicitar una audioguía que prestan también gratuitamente y está en varios idiomas (incluido el español). Lo único que es aquí de pago son los servicios de la planta inferior. En el exterior está el Árbol de los Deseos (Wish Tree) donde cualquiera que lo desee puede escribir un mensaje y colgarlo en sus ramas.

Este pequeño museo consta de una única sala y una cristalera con vistas al palacio. Hay objetos y fotografías relacionados con las personas que hicieron y siguen haciendo posible la existencia de este lugar. Por ejemplo está la toga de los jueces del Tribunal Internacional, entre otros objetos interesantes.

3. Visitar el jardín y el interior del Palacio de la Justicia

Además de conocer el Centro de Visitantes, en ocasiones también permiten el acceso a los jardines y/o al interior del edificio. Para acceder a estas zonas normalmente cerradas al público es necesario registrar una visita guiada desde su página web. En ella te informarán si hay disponibles visitas guiadas (de pago). Estas las organizan únicamente en tres idiomas: holandés, inglés y alemán.

Estas son visitas independientes. Es decir, habrá ocasiones en que sea posible solo visitar el jardín, otras en las que sea el interior el que esté disponible, y a veces incluso los dos. Cada tipo de visita guiada tiene un precio diferente y dura alrededor de una hora.

4. ¿La Corte Internacional de Justicia es lo mismo que la Corte Penal Internacional?

Aunque pueda parecer lo mismo, la Corte o Tribunal Penal Internacional y la Corte o Tribunal Internacional de Justicia son dos organismos distintos que se ubican en la misma ciudad. El hecho de que en algunos caso se les denomine Corte y en otros Tribunal es bastante lioso.

La diferencia organizativa entre ambos es que el Tribunal Internacional de Justicia es un organismo de Naciones Unidas donde están todos los países y la Corte Penal Internacional solo afecta a los países miembros. Las sentencias de este último organismo sí son de obligado cumplimiento.

La Corte Penal Internacional se dedica exclusivamente a juzgar crímenes de lesa humanidad, de guerra, de agresión y el genocidio. Sin embargo solo puede juzgar a aquellos países que han ratificado del Estatuto de Roma, cosa que no han hecho países como China, Rusia, India o Estados Unidos.

Horario

El Centro de Visitaste abre de miércoles a domingo de 12.00 a 16.00

Entradas

La entrada al Centro de Visitantes es gratis y para las visitas guiadas al Jardín o al Palacio es necesario acceder a su web.

Mapa

El Museo Mauritshuis de La Haya es uno de los mejores museos de Países Bajos y tiene una colección formidable de pintura que además está alojada en un edificio que es un regalo para la vista. El entorno es inigualable con un estanque trasero y edificios gubernamentales de corte clásico alrededor. En su interior encontrarás el famoso cuadro La joven de la perla, de Johannes Vermeer y otras obras maestras.

Además de cuadros de Vermeer, el Mauritshuis también alberga grandes obras de algunos de los mejores pintores neerlandeses y flamencos de todos los tiempos como Rembrandt, Rubens o Steen. Por este motivo es uno de los mejores museos del país junto con el Museo Boijmans de Róterdam, el Rijksmuseum y el Museo Van Gogh de Ámsterdam, o el Museo Frans Hals de Haarlem, entre otros.

1. Mauritshuis, la Casa de Mauricio

Entrada principal del Mauritshuis
Entrada principal del Mauritshuis

La traducción de Mauritshuis sería la Casa de Mauricio. El edificio fue construido en 1640 y el nombre lo recibe de su primer propietario, el conde Johann Moritz Fürst von Nassau-Siegen (1604-1679).

Debido a que en aquella época estaba activa la Guerra de los Ochenta Años (1568-1648) entre España y Holanda, en España se le conocía como Juan Mauricio de Nassau. De hecho el conde se unió a la rebelión contra España en 1621.

Este museo que ver en La Haya es de los más antiguos de Países Bajos. En concreto comenzó a funcionar como galería de arte en 1822, casi cuarenta años después del primero de la lista y más antiguo del país: el Museo de Teyler.

Diseño de Jacob van Campen

El arquitecto del Museo Mauritshuis fue Jacob van Campen (1596-1657). Este afamado artista de la época llevó a cabo otras obras de gran envergadura como el Palacio Real de Ámsterdam o el Palacio Noordeinde, ubicado también en La Haya.

El estilo clasicista de sus formas corresponde a la etapa del barroco holandés. El edificio fue renovado entre 2012 y 2014 y colabora habitualmente con otros museos con los que intercambia obras para sus exposiciones. Por lo que a veces alguno de sus cuadros más emblemáticos está a préstamo en otras galerías.

Interior del museo

Interior del Museo Mauritshuis en La Haya
Interior del Museo Mauritshuis

Por dentro el Mauritshuis mantiene el espíritu de la casa palaciega que fue en el pasado. Los decorados, cortinas y demás elementos están muy cuidados. Si el exterior del edificio fue obra de Jacob van Campen, para las tareas del interior fue ayudado en el diseño por Pieter Post.

Sin embargo el interior del edificio es muy diferente a como lo fue en un comienzo. Debido a que el conde de Nassau se dedicaba a los negocios del azúcar con esclavos en Brasil cuando construyó su vivienda, las salas estaban repletas de objetos del país.

Uno de los cuadros que debió estar colgado en sus paredes entre objetos exóticos y piedras preciosas se expone hoy en la colección. Es el Estudio de dos tortugas brasileñas (1640), de Albert Heckhout (1610-1665).

Debido a que en 1704 el edifico sufrió un terrible incendio que lo destruyó casi por completo, la nueva decoración se hizo entre 1708 y 1718 acorde a los gustos de la época. Estos eran del estilo Luis XIV, en referencia al conocido como "Rey Sol" de Francia.

2. Obras

El Mauritshuis tiene el honor de guardar tres cuadros de Johannes Vermeer. Este dato es muy importante porque de este pintor solo se conocen una treintena de obras pictóricas. De Rembrandt van Rijn, el pintor más valorado en el país, hay casi una veintena de cuadros en esta galería, aunque no todos están a la vista.

También encontrarás expuestas las pinturas de otros grandes artistas flamencos y neerlandeses del siglo XVII. Además de los artistas que citamos a continuación con la lista detallada de sus obras presentes en el museo, en la colección hay que prestar especial atención a:

Jan Brueghel el Viejo (1568-1625)

Cuadro de Brueghel y Rubens
El Jardín del Edén con la Caída de Adán y Eva, de Jan Brueghel el Viejo y Rubens

Es el hijo de Pieter Brueghel el Viejo (1525/1530-1569), primer miembro de una familia de grandes pintores flamencos. Jan Brueghel el Viejo era un experto pintor de paisajes y muchos cuadros suyos son colaborativos. Consisten fundamentalmente en escenas mitológicas o religiosas.

De hecho en el Mauritshuis encontrarás colaboraciones con artistas como Rubens. En estas, Brueghel pintaba la flora y fauna en tanto que el otro pintor creaba las figuras humanas. Sus obras en el museo son las siguientes:

  1. Descanso en la huida a Egipto (1595), con Hans Rottenhammer.
  2. Cristo desciende al Limbo (1597), con Hans Rottenhammer.
  3. Flores en un jarrón de Wan-Li (1610-1615).
  4. Las ninfas llenan el Cuerno de la Abundancia (1615), con Pedro Pablo Rubens.
  5. El Jardín del Edén con la Caída de Adán y Eva (1617), con Pedro Pablo Rubens.
  6. Cibeles y las Estaciones dentro de un festón de frutas (1620-1622), con Hendrik van Balen. Cabe decir que esta obra está también en el Museo del Prado, pero la pintura en Madrid es más antigua (1615-1618).

A pesar de que en el Mautitshuis predominan las pinturas de Jan Brueghel el Viejo, también hay una obra atribuida a su hijo, Jan Brueghel el Joven. Se trata de otra versión de El Jardín del Edén con la Caída de Adán y Eva, datado en 1630.

Pedro Pablo Rubens (1577-1640)

Cuadro de Rubens en Maurithuis
Anciana y niño con velas, de Rubens

La colección más grande e importante de Rubens está en el Museo del Prado de Madrid y en el Mauritshuis también hay una interesante variedad de este magnífico artista. Una de las pinturas más interesantes es la Anciana y niño con velas.

Esta obra no fue pintada para la venta sino que Rubens siempre la guardó consigo. En ella recrea el estilo del pintor italiano Caravaggio al jugar de una forma similar con las luces.

  1. Venus tratando de impedir que Adonis salga a cazar (fecha desconocida).
  2. Ninfa y sátiro (fecha desconocida).
  3. Sin Ceres y Baco, Venus se congelaría (fecha desconocida).
  4. Retrato de Michael Ophovius (1615-1617).
  5. Anciana y niño con velas (1616-1617).
  6. Retrato de una joven mujer (colaboración del Estudio, 1620-1630).
  7. Retrato de una joven mujer (colaboración del Estudio, 1620-1630). Es una obra distinta de la anterior.
  8. El triunfo de Roma: el joven emperador Constantino honrando a Roma (1622-1623).
  9. "Modello" para la Asunción de la Virgen (1622-1625).
  10. Retrato de un hombre, posiblemente Peter van Hecke (1630).
  11. Retrato de mujer, posiblemente Clara Fourment (1630).
  12. Angélica espiada por el ermitaño (1637).

Frans Hals (1582-1666)

De este famoso retratista destaca en el Museo Mauritshuis la obra Niño sonriendo. Aunque lo parezca no es un retrato, sino un "tronie" o estudio de expresión. Ante gestos imposibles de capturar en un retrato al que hay que dedicarle horas de trabajo, los pintores neerlandeses y flamencos del siglo XVII popularizaron pinturas con expresiones creadas.

Frans Hals tiene su propio museo en la ciudad de Haarlem y sus cuadros presentes en el Mauritshuis son estos:

  1. Niño sonriendo (1625).
  2. Retrato de Jacob Olycan (1625).
  3. Retrato de Aletta Hanemans (1625).
  4. Retrato de un hombre (1634).
  5. Retrato de un hombre (1660). Esta es una obra distinta a la anterior.

Anton van Dyck (1599-1641)

Retratos de Van Dyck en el Mauritshuis
Retratos de Anna Wake y Peeter Stevens, de Van Dyck

Anton van Dyck fue discípulo de Rubens, con quién colaboró en varias de sus obras. El Museo Mauritshuis tiene cuatro cuadros de este artista que se convirtió en el primer retratista de la Corte inglesa. Las obras aquí guardadas son retratos de personalidades importantes de la época en Flandes.

  1. Retrato de Jan III Conde de Nassau-Siegen (fecha desconocida).
  2. Retrato de Peeter Stevens (1627).
  3. Retrato de Anna Wake (1628).
  4. Retrato de Quintijn Symons (1634-1635).

Rembrandt van Rijn (1606-1669)

Autorretrato Rembrandt Mauritshuis
Autorretrato de Rembrandt de 1669

A pesar de que la mayor colección de Rembrandt del mundo se aloja en el Rijksmuseum de Ámsterdam (cuenta con 22 pinturas, 60 dibujos y unos 1300 grabados), en el Mauritshuis se quedan a poca distancia en cuanto a pinturas. ¡Aquí hay 19 cuadros suyos!

Entre estas pinturas está una de sus obras maestras por la que muchos visitantes acuden a este museo (La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp). Además hay algún autorretrato, bastantes "tronies", y obras donde se representan tanto escenas bíblicas como mitológicas.

  1. Retrato de Rembrandt (copia de Estudio de 1629).
  2. Viajeros descansando (1629-1630).
  3. Hombre riendo (1629-1630).
  4. Andrómeda (1630).
  5. Minerva (1630).
  6. "Tronie" de un hombre viejo (1630-1631).
  7. La canción de alabanza de Simeón (1631).
  8. La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp (1632).
  9. "Tronie" de un hombre con boina con plumas (1635-1640).
  10. Susana (1636).
  11. Estudio de una mujer vieja. (fecha desconocida).
  12. Estudio de un hombre viejo (fecha desconocida).
  13. Estudio de un hombre viejo (1650). Obra distinta de la anterior.
  14. Saúl y David (1650-1655).
  15. Mujer rezando (1660).
  16. Dos hombres africanos (1661).
  17. Homero (1663).
  18. Retrato de un anciano (1667).
  19. Autorretrato (1669).

Jan Steen (1626-1679)

Obra de Jan Steen en La Haya
Cuando los viejos cantan, los jóvenes silban, de Steen

Entre los grandes pintores neerlandeses Steen se hace un hueco por sus escenas que representan lo cotidiano de forma cómica, aunque moralizadora. Y el Mauritshuis cuenta con una excelente colección del pintor nacido en Leiden. Sus pinturas son muy amenas y están llenas de detalles a los que prestar atención.

  1. Campesinos bailando en una posada (1646-1648).
  2. Feria del pueblo (1650-1651).
  3. El sacamuelas (1651).
  4. El adivino (1650-1654).
  5. Joven comiendo ostras (1658-1660).
  6. La niña enferma (1660).
  7. Retrato of Jacoba Maria van Wassenaer (1660).
  8. Mujer tocando la cítara (1662).
  9. Como cantan los viejos, gaitean los jóvenes (1663-1665).
  10. La vida del hombre (1665).
  11. La visita del doctor (1665-1668).
  12. Los creadores de caudel (1665-1670).
  13. Cuando los viejos cantan, los jóvenes silban (1668-1670).
  14. Moisés y la corona del faraón (1670).
  15. Un cerdo pertenece a la pocilga (1673-1675).

Johannes Vermeer (1632-1675)

La joven de la Perla del Mauritshuis
La joven de la perla, de Vermeer

Aunque Vermeer fue el pintor neerlandés de esta lista que nació más tarde, son pocas de sus obras las que han llegados hasta nuestros días. Al igual que Steen, Vermeer destaca por su pintura costumbrista moralizadora, pero desde un punto de vista serio.

Las pinturas de Vermeer han apasionado a grandes personalidades del mundo del arte como Salvador Dalí. Y además inspiró un libro del año 1999 con el mismo nombre del cuadro donde la autora, Tracy Chevalier, recreó el ambiente en el que Vermeer debió pintar su obra maestra.

La novela tuvo tanto éxito que se adaptó al cine. La película de La joven de la perla tuvo como intérpretes a Scarlett Johanson en el papel de la joven que posa para el cuadro y a Colin Firth como Johannes Vermeer.

Las obras de Vermeer en el Mauritshuis son estas:

Horario

Lunes: de 13.00 a 18.00

Martes a domingo: de 10.00 a 18.00

La Galería Príncipe Guillermo V cierra los lunes y abre de martes a domingo entre las 12.00 y las 17.00

Entradas

Puedes comprar la entrada al Mauritshuis aquí. El precio del ticket es:

Mapa

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram