Bali lo tiene todo. Playas de arena blanca hechas para el surf, templos hindúes de ensueño y una cultura única.