Marrakech es rojiza como sus atardeceres. Sus especias de colores y el bullicio de su plaza central contrasta con la paz de sus jardines.